APUNTES DE MAESTRO A MAESTRO

Fundamentos

GUÍA DE AUDICIÓN

Intentar abarcar la totalidad de formas que constituyan el panorama musical argentino, es parte de un obra de largo alcance que de ninguna manera es el objetivo de estos APUNTES que el MINISTERIO DE EDUCACIÓN DE LA PROVINCIA DE SANTA FE a través del EQUIPO COORDINADOR del PLAN PROVINCIAL DE COROS ESCOLARES hoy pone en consideración de la docencia santafesina. Pero llegar a cada escuela con un repertorio integrado por dieciséis obras, es un esfuerzo institucional de importancia, sobre todo si tenemos en cuenta que se trata de una doble edición (gráfica y fonograbada). Esto nos otorga el derecho a pensar que una importante vía de abastecimiento didáctico se inaugura con esta iniciativa.

LA CANCIÓN:
MEDIO O FIN

Hacemos esta referencia por pensar que nuestra música debe ser el elemento informante principal de la literatura musical de la escuela primaria, y de ninguna manera un comportamiento exótico al cual se denomina con mayor o menor aproximación semántica: folclore.
Este repertorio puede ser considerado folclore musical, o proyección folclórica si se prefiere, pero no hay dudas de que, sea cual fuere su denominación, constituye parte de la cultura tradicional, nacional y popular argentina.
Por esta razón, no es preciso utilizarlo específicamente de un modo particular cada vez que se tocan los temas: folclore, región u otros similares. Puede constituir, hablando en términos de planificación, un contenido, y por lo tanto, su enseñanza ser un objetivo específico. Y puede ser también un material musical auxiliar que posibilite el desarrollo de cualquier otro contenido propuesto en la currícula de educación musical, dado que las características estructurales de la música argentina (toda ella, no solo la incluida en este repertorio) así lo permiten.

EL REPERTORIO

Parte de este repertorio ha sido propuesto por educadores musicales a través de la encuesta realizada en el segundo semestre de 1987; otra fue obtenida de materiales seleccionados durante las mesas de trabajo organizadas en el año 1985.
Por último, la inclusión de algunos temas constituye un homenaje sincero a sus creadores y al pueblo que los asumió como propios dándoles trascendencia en el tiempo.
También debemos decir que la ausencia de zambas, gatos y carnavalitos, es un modo de priorizar algunas formas musicales de marcada riqueza que no gozan en la escuela primaria de la misma difusión que las antes mencionadas, sin que esto implique juicio de valor alguno.

ACOMPAÑAMIENTOS
CIFRADOS

En este material aparecen tres tipos de acompañamientos a saber:
- Cifrados armónicos: aparecen junto a cada melodía y nos marcan una posibilidad de armonización de las mismas. Su significado se aclara en la tabla correspondiente.
- Acompañamientos ´´Tipo´´ para percusión y piano: las bases de percusión en todos los ejemplos son enriquecidas por ostinatos que pueden realizar otros instrumentos constituyendo una posibilidad de superposición rítmica o bien un camino interesante para agregar variantes a la base original. En el caso de los acompañamientos ´´tipo´´ para piano se intenta ofrecer una salida simple de acompañamiento sobre una secuencia armónica determinada. A partir de la ejercitación de los mismos, y si intentamos guiarnos por el cifrado armónico propuesto, podremos construir nuestros propios acompañamientos.
- Acompañamientos para piano: aparecen escritos para algunas canciones en forma completa.

LA INSTRUMENTACIÓN
GRABADA

La instrumentación planteada en la grabación, es la consecuencia de un arreglo musical (concepto fundamental en la música popular) que es, a su vez, una de las innumerables posibilidades de arreglo que se podrían elegir para cada una de las canciones presentadas.
Un bandoneón solo para acompañar ´´Caserón de Tejas´´, quizás no es la mejor posibilidad de arreglo, pero permitirá descubrirla riqueza de un instrumento fundamental en nuestra música.
Encontraremos también percusionistas ejecutando los más diversos instrumentos, conviviendo con la isocronía de máquinas de ritmo (por ellos programadas) y logrando una propuesta musical rica en la que queda claro que una máquina de ritmos es un instrumento que puede ser utilizado musicalmente inclusive en nuestra música.
Igual consideración puede hacerse para la inclusión de teclados electrónicos puesto que, al fin y al cabo, por ejemplo, también el piano es una máquina y nadie dudaría de su inclusión en la música tradicional argentina. En última instancia, lo más importante es que el músico no se transforme en una máquina ni permita ser reemplazado por ella.

LA VERSIÓN

Este es un aspecto que concitó gran atención en la preparación del trabajo.
Por lo general, las versiones de música popular están cargadas de un alto grado de personalidad proveniente del músico que la interpreta. Es muy difícil para nuestro oído, por ejemplo, separar el chamamé ´´Apúrate José´´ de la versión que de él hace su creadora Teresa Parodi. Pero nuestro objetivo no es conformar una generación de chicos que canten como ella (no porque ella lo haga mal), sino brindar a cada maestro el margen suficiente como para modelar la versión musical de acuerdo a la personalidad y características del grupo que conduce.
Por esa razón es que hemos intentado lograr versiones interpretativamente, podríamos decir, ´´planas´´. Esto, sin duda, va en contra del valor expresivo de la grabación que ofrecemos, pero a la vez, otorga al maestro (verdadero destinatario de la música) la posibilidad de recrearla y administrar adecuadamente los parámetros expresivos que su intencionalidad proyecte.

LA PARTICIPACIÓN
DE LOS CHICOS

Con el fin de dar mayor objetividad a la audición y análisis de esta grabación, se nos hace importante definir el criterio por el cual los chicos hacen su aparición en ella.
Sus voces son incorporadas con un criterio de ´´variante tímbrica´´, es decir, como si fuesen un instrumento que con su presencia enriquece el colorido de la música.
Una clase de educación musical fue para ellos el nexo vinculante con el material musical. Luego, la hermosa experiencia y el desafío (para chicos no seleccionados y sin más entrenamiento musical que el que le ofrece su escuela) de trabajar en un estudio profesional, con las bases grabadas previamente, cantando sobre ellas, oyéndolas a través de monitores muy bajo volumen, y luchando permanentemente para no perder el tempo y la afinación en esas condiciones.

CONSIDERACIÓN
FINAL

Cada uno de los aspectos antes mencionados son, a nuestro entender, de vital importancia para encarar la comprensión del material presentado, lo cual de ninguna manera implica condicionar o tornar prejuiciosa la audición o lectura del mismo. Pero de nada serviría todo este esfuerzo si no está claro que su principal destinatario es el maestro de educación musical, quien a partir de su propia reflexión, conocimiento del medio en el que actúa, antecedentes de cada grupo que le toca conducir, etc., sabrá administrar su uso debidamente. Para ello acciona el PLAN PROVINCIAL DE COROS ESCOLARES. Es esta una estructura de servicio tendiente a apoyar la labor docente y dinamizar el área: - Uniéndonos en torno a una concepción humanista en la Educación Musical en la que se prioricen los intereses del niño, sin sectarismos ni discriminación entre dotados y no dotados.
- Haciendo de cada grado o sección un coro otorgando igual posibilidad de participación para todos y valiéndonos de la pedagogía para que la misma sea efectiva y no una simple fachada demagógica.
- Integrando la historia musical de la familia mediante el intercambio de canciones pertenecientes a distintas generaciones.
- Trascendiendo los límites físicos de la escuela a través de repertorios comunes (es decir, de posesión comunitaria) que permitan a los chicos cantar más allá del condicionamiento horario de su clase de música, en el club, entre hermanitos de distintas edades, en una fiesta de cumpleaños, etc.
- Conociendo la verdadera geografía de la patria que no es otra que la cultura de los hombres que la habitan en cada una de sus regiones conviviendo con su paisaje, con otros hombres y comunidades y con lo trascendente, abrazados por ese lenguaje común que de ninguna manera uniforma y que nos ofrece un camino de crecimiento propio y una posibilidad de identidad ante otros pueblos del mundo.

Dedicado a los Hermanos Abalos

quienes con su obra "1er. ALBUM PARA PIANO DE DANZAS Y CANCIONES REGIONALES ARGENTINAS" (editada en octubre de 1952), dejaron sentado el más importante precedente para la escritura y análisis de nuestra música.